ActualidadAlderetesCoronavirussociedadTucumán

Verdad o Desinformación

Las dos caras de una moneda que coexisten en los medios informativos.

Esta semana he tenido la oportunidad de encontrar en mi recorrida habitual en búsqueda de información, la publicación de un medio identificado con el nombre de “Prensa Tucumán” que emite información por medio de una fan page en una conocida red social. Se trataba de una información en modalidad audiovisual en la que pude observar durante toda su duración la violación inescrupulosa de al menos 4 de los deberes expresados en la deontología profesional periodística.

El haber tenido la oportunidad de observar detenidamente el contenido expuesto en esta publicación motivó mi interés por expresar, también libremente, lo que para mí fue una terrible manipulación de la verdad.
En pos de la defensa de la libertad de expresión he sido testigo de la forma en que durante los poco más de 23:00 minutos de duración del material, la idea principal era la desacreditación de una persona determinada más que la intención de informar.
Llamó también mi atención, entre otras cosas, el uso de un lenguaje informal y vulgar en la utilización repetitiva de enunciados que no coincidían con las imágenes ya que al tiempo que el autor realizaba la grabación del material avanzaba en la conducción de un vehículo manipulando el dispositivo en sus manos y esto impedía ver con claridad si aquello que se anunciaba verdaderamente era lo que estaba sucediendo, en este sentido, paradójicamente era notoria la falta de criterio de verdad en sus dichos al observar que mientras transitaba (en algunos sectores) sobre caminos en buen estado afirmaba, con fuerza de verdad, que el movimiento y la dificultad en la toma de imágenes se debía al hecho de estar atravesando caminos en mal estado. Ese detalle que marcaba notables incoherencias me pareció una enorme falta de respeto a la capacidad de recepción del público. Sin mencionar también que aquella situación se constituía en una gravísima infracción a las normas de tránsito y seguridad vial ya que por este accionar, el individuo en cuestión ponía en riesgo tanto su propia vida como la de quienes circulaban en torno de su vehículo. Ya que no utilizaba un soporte para el dispositivo y por realizar este trabajo restaba su atención de lo que debiera ser para todo conductor una prioridad, que es colocar toda su atención en el acto de conducir responsablemente, una buena opción quizás para realizar esta modalidad de trabajo hubiera sido contar con un personal conductor asignado para garantizar la seguridad de la situación.
Desde mi lugar como habitante de mi querida ciudad de Alderetes reconozco la necesidad de acción ante muchas situaciones y necesidades que nos han tenido estancados durante tanto tiempo y con las que nos encontramos en el diario caminar por las calles de nuestros barrios, pero de la misma manera reconozco también los esfuerzos y trabajos que se realizan cada día para subsanar aquellas necesidades que como vecinos de esta localidad históricamente hemos heredado.
La libertad de prensa es un derecho inalienable pero también debe tenerse en claro que faltar a la verdad en su nombre deja mucho que desear por parte de un trabajador del periodismo. Los vecinos de Alderetes, los que día a día caminamos nuestra ciudad sabemos que no todo aquello que se afirma en este tipo de informes refleja la verdad.
La libertad de expresión y la censura de la misma ha sido un tema muy utilizado a lo largo de la historia en la lucha por la adquisición de derechos. Muchas personas se han valido de este discurso para visibilizar una “realidad conveniente” que resulte favorable a quien lo anuncia y desfavorable a quien se pretenda desacreditar. Afortunadamente, más allá de los muchos intentos que se realicen por desinformar, el vecino de Alderetes tiene muy buen criterio y sabe discernir muy bien la realidad observando siempre las dos caras de la moneda.

Por: Vicente Caceres Retto

Please follow and like us:

Comments (1)

  1. La verdad que hoy se debe tomar todos los recaudos posibles. Y lo que veo es que ellos no lo hicieron. Para peor andan de ciudad en ciudad realizando reportajes sin mantener distancia. Osea paseando al CoranaVirus por Tucumán.

Comment here