River le ganó 2-1 a Colón y se subió a la cima de la Superliga

Con goles de Nicolás de la Cruz y Rafael Santos Borré, se impuso con justicia y alcanzó a Argentinos y a Boca en la punta del torneo de Primera División.

 

River continuó la fiesta tras haber accedido a la final de la Copa Libertadores, dejando en el camino a Boca: derrotó 2-1 a Colón en el Monumental por la fecha 11 de la Superliga y se subió a la cima de la Superliga, que ocupan el Xeneize y Argentinos Juniors.

 

El Millonario manejó los hilos del partido durante el primer tiempo, con paciencia y juego por el piso, ante un Colón que por momentos presionó alto en la salida y en otros esperó; pero que mostró una estructura ordenada, que impidió que el Millonario profundizara. En el inicio, con una llegada de Nicolás de la Cruz, los de Gallardo generaron peligro a fondo.

 

Y a los 38, en una acción con la impronta del finalista de la Copa Libertadores, estuvo a punto de abrir el marcador: De la Cruz abrió para Casco, quien hizo la pausa y filtró la pelota entre las piernas de un defensor sabalero. Suárez, mano a mano, pinchó la pelota, y pasó al lado del palo visitante.

 

Sobre el final, el árbitro Nicolás Lamolina omitió un evidente penal para Colón: tras el centro de Estigarribia, Casco intentó rechazar, pero impactó de lleno en Morelo.

 

Pero a los 7 minutos del segundo tiempo el Millonario encontró el arco. Pinola alargó para Suárez, que logró desbordar por la izquierda y soltar el centro. Del otro lado apareció De la Cruz, quien con un derechazo cruzado, seco, firmó la apertura del marcador.

 

El 1-0 liberó tensiones en el local, que dejó fluir su mejor versión con movilidad, rotación y buenas combinaciones. Pudieron ampliar Palacios y Nacho Fernández. Colón asustó con un centro de Escobar que casi conecta Morelo, pero a los 18, ya con el regreso de Juan Fernando Quitero al Monumental, Borré tomó un rebote para el 2-0.

 

Y cuando el juego parecía plenamente controlado por River, a los 35 minutos del complemento, Gabriel Esparza envió un centro imperfecto al área, pero se topó con el cuerpo de Lucas Martínez Quarta, que desvió la pelota y descolocó a Armani. La fatalidad decretó el descuento.

 

Pero por más que Colón avanzó en el campo de juego, hizo cambios ofensivos y arriesgó dejando espacios, no logró lastimar. Y River siguió la celebración, con la cabeza puesta en Flamengo, y en la final del próximo 23 de noviembre en Santiago de Chile.

 

Colón también tiene por qué soñar: el 9 de noviembre, en Asunción, jugará ante Independiente del Valle por la corona de la Copa Sudamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *